Comando Cocina

TARTA RED VELVET

Con Frosting de Queso y Crema de Nata con Queso

Ya se que hay muchas versiones de esta tarta y seguro que todas son buenísmas, ésta que os comparto hoy me la encargó un cliente  , hice varias pruebas mezclando lo que más me gustaba de varias recetas hasta que saqué la mía propia y desde entonces siempre hago la misma.

Es una tarta que queda riquísima, Además si la pones en el frigorífico unas horas antes te la puedes comer fresquita porque la vamos a rellenar de una crema más ligera y fresca para el interior del bizcocho y una cobertura más consistente para la decoración de la capa superior y que nos aguante firme más tiempo .

Si no la has hecho te animo a hacerla, porque, de veras, se va a convertir en una de tus preferidas y además queda preciosa. Ideal para una celebración o para llevar a una comida que tengas con tu familia o amigos. Incluso para hacerla de vez en cuando. En casa ya te digo, cada vez que la hago, vuela.

Receta de Tarta Red Velvet con Frosting de Queso y Crema de Nata con Queso

INGREDIENTES

Para la buttermilk:

-125 ml. de leche entera

-1 cucharadita de limón

Para el bizcocho

-150 g. de harina de trigo de repostería (puede ser normal, de uso común)

-1 huevo

-150 g. de azúcar

-60 ml. de aceite de oliva suave

-1 cucharadita de aroma natural de vainilla de Madagascar

-1 cucharada de cacao 100% en polvo (aprox. 4 g.)

-La buttermilk

-1 cucharada de vinagre blanco

-½ cucharada de bicarbonato de sodio para uso alimentario

-1 cucharadita de colorante rojo en gel

Para el frosting de queso:

-200 g. de azúcar glas

-100 g. de mantequilla

-100 g. de queso crema (tipo Philadelphia)

Para la nata montada con queso crema:

-1/2 litro de nata montada o crema de leche (min. 35% de materia grasa)

-100 g. de azúcar glas

-100 g. de queso crema tipo philadelphia

Para la decoración:

-Pistachos

-Polvo dorado comestible

ELABORACIÓN

Primero vamos a hacer las cremas para que estén frías cuando rellenemos y decoremos la tarta: También podéis elegir la que más os guste y hacer solo 1

Para el frosting de queso:

1.-En un vaso de batidora o bol ponemos 100 g. de mantequilla pomada y batimos hasta que se quede una crema homegénea y cambie un poco de color.

2.-Tamizamos 200g. de azúcar glas y se lo añadimos a la mantequilla. Lo mezclamos antes de batir para que no salga el azúcar volando y batimos hasta que quede bien integrado. Así hasta conseguir una crema más aireada y blanquita.

3.-Ahora incorporamos 100 g. de queso crema y batimos hasta que nos quede una crema homogénea.

4.-Lo metemos en una manga pastelera con boquilla de estrella, si se quieres hacer formas.

5.-Y lo guardamos en el frigorífico para que vaya enfriando.

Para la nata montada con queso crema:

Ponemos en un bol ½ litro de nata para montar que esté muy fría

Batimos y cuando la nata esté cremosa, incorporamos 100 g. de azúcar glas y lo tamizamos con un colador.

Mezclamos primero con las varillas para que el azúcar no salga volando

Batimos y Cuando empiece a espesar añadimos 100 g. de queso crema también muy frío

Volvemos a batir y Cuando haga surcos ya la tenemos lista,

Rellenamos una manga pastelera y la  reservamos en el frigo.

Para mi esta crema es de mis preferidas, es muy fresquita y está riquísima.

Para el bizcocho:

1.-Preparamos una buttermilk casera, para ello añadimos 1 cucharadita de zumo de limón a 125 ml. leche entera, lo mezclamos y dejamos reposar mínimo 10 minutos.

Mientras cuaja la buttermilk en un bol vamos mezclando el resto de los ingredientes:

2.-Batimos 1 huevo hasta que espume un poquito.

3.-Añadimos 150 g. de azúcar y batimos hasta integrarlo por completo y quede de un color más clarito.

4.-Incorporamos el 60 g. de aceite de oliva suave y batimos.

5.-Aromatizamos con 1 cucharadita de aroma natural de vainilla, yo utilizo de Madagascar. Batimos.

Ahora vamos a incorporar los ingredientes secos:

6.- Tamizamos con un colador 150 g. harina de trigo si es de repostería mejor pero con harina normal también sirve y 1 cucharada de cacao 100% en polvo que viene a ser unos 4 g.

Cuidado porque si añadimos mucho cacao luego se quedará un bizcocho teñido de marrón y no podremos conseguir ese color rojo tan intenso típico de la tarta Red Velvet.

Primero lo mezclamos todo para que la harina y el cacao no salgan volando y después batimos hasta integrar los ingredientes y consigamos una masa homogénea.

7.- La buttermilk ya estará lista y lo podemos comprobar porque se habrán formado unos grumos o cuajos en la leche. Así conseguiremos que el bizcocho nos quede más jugoso.

La añadimos y batimos hasta integrarla, lo hacemos suave, no en exceso.

8.-En esta jarrita tengo una cucharada de vinagre que lo vamos a activar con ½ cucharada de bicarbonato de sodio.

E inmediatamente lo echamos a la mezcla y batimos un poco más.

No hay que añadir el bicarbonato de sodio directamente, sino que siempre hay que activarlo en un recipiente aparte

9.-Añadimos unas gotas de colorante rojo en gel, batimos, y añadimos más si fuera necesario, hasta que veamos que conseguimos un color rojo intenso.

10.-Ya tenemos la masa lista.

Este molde con forma de corazón mide 14 cm largo x 19 cm de ancho y 6 cm de fondo aunque lo importante es la capacidad que tiene, si lo llenamos hasta arriba cabe 1 litro de agua. Así te puedes hacer una idea para el molde que vayas a utilizar.

Engrasamos el molde que sea apto para horno. Echamos la masa sin que llegue hasta el borde porque subirá un poco. Como mucho llenar has las ¾ partes del molde.

Yo lo forro con papel de aluminio porque al ser un recipiente transparente se me oscurecen las paredes del bizcocho durante el horneado y no me queda tan rojo, pero si tienes un molde oscuro, el típico, no hace falta que lo forres.

Es importante que antes de hornear, no dejemos reposar mucho tiempo las masas que llevan bicarbonato porque podrían perder sus propiedades.

Tapamos con papel de aluminio para que la superficie no se dore

11.-Con el horno precalentado 10 minutos antes, con calor arriba y abajo a 180ºC lo horneamos durante aproximadamente 50 minutos. (esto depende del horno).

Para comprobar que está en su punto, introducimos una aguja o un cuchillo en el centro del bizcocho y si sale limpio lo podemos sacar del horno.

12.-Quitamos el papel de aluminio y lo dejamos reposar sobre una rejilla. En mi caso que no es un molde desmoldable, cuando esté más templado, pasamos un cuchillo por el borde para desmoldarlo mejor.

Le damos la vuelta con un plato y otra vez otra vuelta.

13.-Cortamos la panza, esta parte de arriba y la reservamos y cuando haya enfriado la desmigaremos para decorar la tarta.

14.-En templado lo cortamos con un cuchillo o una lira en 2 o 3 trozos. Después dejamos que se enfríen por completo.

Ya En frío, Desmigamos esta parte del bizcocho que lo podemos hacer con las manos o con la ayuda de un cuchillo para que queden una migas más finas y otras más gruesas.

Para finalizar la tarta Red Velvet

-Ponemos en la base del plato uno punto de frosting para fijar el primer bizcocho y no se nos mueva la tarta.

Y ahora os lo enseño el montaje más deprisa. Ponemos una capa de nata montada con el queso crema. Esto va a hacer que nos quede una tarta jugosa, fresquita y más ligera.

Colocamos el 2 bizcocho y cubrimos con más nata montada con queso crema

Finalmente el 3 bizcocho y ahora si ponemos el frosting de queso porque es más consistente y va a aguantar más tiempo en su forma. Aunque si no quieres hacer dos, también sirve con la nata montada.

Decoramos con las migas del bizcocho, con pistachos pelados, tostados y triturados que le va a dar color y un toque crunchy y por último un poco de polvo dorado comestible.

Te enseño el corte y de verás te animo ha hacerla porque queda riquísima. En casa no dura ni un día.

Ir a la barra de herramientas